viernes, 17 de abril de 2015

Cruz al frente con fular

Por qué lloran los bebés?

Quizá en alguna ocasión hemos llegado a cree que los bebés lloran para controlar a los padres, para hacer buenos pulmones o simplemente para dar lata.

La realidad es que un bebé llora para pedir auxilio; es decir, está cansado, tiene hambre, esta nervioso, frío, calor, etc.

El llanto infantil asombra o incluso es molesto para algunas personas y es cuando empiezan los comentarios de "Qué niño tan malcriado", "Ese niño no tiene límites", "Seguro ya le tomo la medida a los padres y por eso es tan berrinchudo", "Déjalo, solo está llorando"

Lo que no sabemos es que durante algún tiempo el dejar llorar a un bebé sin  darle consuelo fue el motivo de su muerte. Si dejamos llorar a nuestro bebé por tiempo prolongado lo único que estamos generando en nuestro hijo es "ESTRÉS" que afecta al cerebro infantil en desarrollo; ya que, estará generando las glándulas adrenales que secretan la horma del estrés denominada CORTISOL.
El CORTISOL puede alcanzar concentraciones tóxicas, capaces de dañar las estructuras y sistemas cruciales del cerebro infantil en desarrollo.

Hay que tomar en cuenta que si un niño llora lo hace por necesidad y por amor. Si tu hijo no tiene contacto contigo por un par de horas y al llegar a casa te dedicas a realizar otro tipo de actividades que estar o dedicarle tiempo a tu hijo de calidad, es obvio que tu hijo empezara a hacer cosas para llamar tu atención, si no lo llegase a conseguir; evidentemente empezará a llorar para atraer tu atención. Es bien sabido que el llanto de un niño es uno de los sonidos que provocan una reacción más intensa en un adulto.

A lo largo del tiempo se ha creído que lo mejor es dejar que los niños lloren hasta que se agoten y dejen de llorar por si solos; recordemos que el hecho de que dejen de llorar no significa que dejaron de sufrir. Es necesario que empecemos a darle importancia al llanto del bebé y evitar seguir en el círculo de crianza en el que la mayoría fuimos criados. (Déjalo, solo está llorando; así hace pulmón) Si existen respuestas favorables al llanto, nuestros bebés empezarán a establecer respuestas eficaces al estrés, que le ayudarán cuando sea mayor.

Ayudemos a nuestros hijos hacerle frente al mundo; más valen mimos, caricias, brazos y besos a tiempo que activar los circuitos del dolor y se den cuenta que nadie acudirá en su ayuda.



              Con todo mi cariño y corazón...
                     Mamita Fular.

lunes, 13 de abril de 2015

ALEXANDER, MI NIÑO DE CINCO AÑOS.

Estás a punto de dejar tu infancia para pasar a la etapa escolar y creo que la más nerviosa soy yo, mi querido hijo.

Todos los días veo tu carita y recuerdo el día que naciste, que escuché por primera vez tu llanto y te di el primer beso; estabas tan frágil e indefenso que mis brazos fueron tu cobijo. Se que tu carita ya no es la de un bebé; es la de un niño que está a meses de entrar a la primaria, de un niño que adquirirá nuevas experiencias, tus gustos cambiarán y empezarás a ser solo tu (en algunas situaciones) y ya no serás en todo Tú, mamá y papá porque desearás jugar más con tus amiguitos y todo eso es perfecto; son etapas que tienes que vivir, las cuales estoy segura vivirás con mucha alegría y felicidad.

Desde hace cinco años tengo la dicha de ser madre de un niño extremadamente fenomenal, amoroso, respetuoso, guapo, inteligente y sincero. Hemos vivido muchas experiencias emocionantes, hemos tenido pequeños tropiezos pero siempre nos levantamos y seguimos adelante, Tú me has enseñado a ser valiente todos los días, a ver el mundo con ojos de niña y hemos sido los amigos de juegos y muchas travesuras a papito; todo lo que he vivido junto a ti como madre ha sido grandioso y verte crecer llena mi corazón de una dicha y alegría que solo Dios y otras madres pueden entenderme ya que con palabras es inexplicable; puesto que, no hay palabras que detallen lo que siento, todas se quedan cortas.

Te he de confesar que lo difícil para mí será que poco a poco empezaré a ser parte de la banca para verte jugar; me gustaría ser siempre parte de tus juegos pero eso no sería nada sano para ninguno de los dos; así qué, recuerda que aunque me encuentre sentada solo observando siempre estaré a tu lado y mis brazos siempre serán tu cobijo como lo fueron el primer día que te tuve frente a mí.

Cuando leas esto, seguro pensaras: -¡Ay, mamá, solo es la primaria! Hijo, la primaria son seis años de tu vida que iniciarás a los cinco años 10 meses y la concluirás a los once años 9 meses. Durante estos años vivirás tu niñez y pubertad; vivirás nuevas responsabilidades y el tiempo pasará rápido y en un abrir y cerrar de ojos serás un adolescente (no me imagino cómo estaré para ese entonces) además debes de saber que tu mami es sentimental cuando se trata de estos temas.

Papá y yo seremos siempre tus amigos y aunque llegues a pensar que estamos en tu contra, no será así hijo; papá y yo buscaremos siempre tu bienestar guiándote por el buen camino, y en esos días es cuando más deberás aferrarte a la idea de que tus padres te aman con todo el corazón y siempre estarán a tu lado.

No vayas a mal interpretar estas líneas con tristeza, porque no es así; estoy feliz de ver a mi niño grande listo para entrar a la primaria, ver la carita de emoción cuando vayamos juntos a comprar tu primera lista de útiles, tu uniforme (querrás todos los días ponerte tu uniforme para ver cómo te ves) o cuando estemos forrando cuadernos y libros. Pero sobre todo me llena de más felicidad saber que tu estarás bien porque durante estos cinco años te hemos dado una vida llena de amor y seguridad; disfrutando cada etapa que has vivido como debe de ser.

Después de proyectar mi mente y visualizarte hasta casi la secundaria por fortuna aun eres mi niño de cinco años!
Te amo mucho hijo, siempre serás mi “NONI GANDOTE, GANDOTE”

                               Tu mami que te ama…

                                   … Citlalli.

lunes, 6 de abril de 2015

MI HIJO ES NIÑO DE PREESCOLAR

He vivido ya dos hermosos años de grandes experiencias con mi hijo, descubrí junto a él nuevos conocimientos y experimenté un sinfín de emociones al ver y disfrutar cada cosa nueva o reto que lograba completar.
Mi hijo iniciará una nueva etapa: ¡EL PREESCOLAR! Y junto con él experimentaremos y descubriremos nuevas emociones, conocimientos, conocerá amiguitos de su edad, entre otras cosas más.

La etapa del preescolar inicia a los tres años y concluye a los cinco años de edad. Durante esta etapa el desarrollo de nuestros hijos no será tan fácil de observar o de distinguirse como en los primeros años; sin embargo, será notable como nuestros hijos aumentan el dominio de su cuerpo; se desenvolverá su lenguaje, su imaginación y su inteligencia.

Durante esta etapa nuestros hijos estarán contentos y se sentirán más seguros; puesto que, pueden hablar y gracias a esto expresan sus emociones. Es importante escucharlos, hablar con ellos; pensar con seriedad qué significan sus preguntas, cómo están entendiendo lo que sucede en su entorno; qué sienten o que desean.

Recordemos que todas las destrezas físicas que adquieran nuestros hijos en la época del preescolar les servirán toda la vida.
 ¡Nuestro hijo tiene tres años!
Jugar con él “lo que hace la mano, lo hace el de atrás” o seguir instrucciones: “Brazos arriba”, “Saltar hacia adelante”,etc. Podemos realizar manualidades; donde tenga que pintar, recortar, dibujar, pegar o modelar. Estas actividades estimularán el pensamiento e imaginación de nuestro pequeñito.
¡Nuestro hijo ha llegado a los cuatro años!
Observaremos que realiza movimientos que ponen a prueba su equilibrio, es capaz de copiar distintas figuras geométricas y de planear su propio diseño de construcción sin ayuda de los padres.
¡Cinco años, nuestro hijo se encuentra en el último año del preescolar!
Es de vital importancia que a nuestro pequeño le brindemos seguridad; debido a que, sus deseos de independencia puede ponerlo en peligro; así qué, será necesario tomar precauciones para evitar accidentes.
Nuestro hijo empezará a interesarse en lo que sucede en la comunidad y una forma de estimularlo es realizar visitas interesantes: a los bomberos, a una fábrica, etc. A esta edad a un le interesará la construcción con bloques pero si le damos la oportunidad a nuestro hijo de construir algo útil como un comedero de aves, le agradará aún más.
Notaremos que el lenguaje de nuestro hijo es más correcto y sus preguntas son más complejas e incluso el mismo es capaz de plantear la respuesta. Empezará a leer y a escribir; se prepara para la etapa ESCOLAR!

Cuadro de texto: Mamita FularActividades que podemos realizar con nuestros peques de preescolar. 

·         Juegos de mesa.
·         Jugar y cantar rondas, rimas, encantados, etc.
·         Jugar con títeres (que el peque nos cuente la historia)
·         Imitar a papá, mamá u otros.
·         Leer con él y a él.
·         Tareas de la casa (como juego no como imposición)
·         Sembrar plantas, flores u hortalizas; así como cuidarlas.


Con todo mi cariño y corazón…
         … Mamita Fular.